¿Soy yo el único en darse cuenta de que algunos árboles están cambiando de color ya a principios de agosto? ¿No es un poco pronto para colores otoñales? ¿Por qué está pasando eso este año?

Hay una serie de factores que influyen en el por qué y cuando las hojas amarillean y terminan cayendo del árbol: de forma general, esto ocurre cuando bajan las temperaturas, las horas de luz se reducen o soplan vientos otoñales. Pero esto no encaja en estas fechas, ¿qué está pasando entonces?

La vitalidad de las hojas de los árboles se ve afectada por una serie de factores, y en esta época del año, el más determinante de ellos es la disponibilidad de agua. Al obtener agua del suelo, los árboles absorben hormonas, minerales y nutrientes (savia bruta) que son transportadas a través de su sistema vascular hacia la copa, en donde se produce la evapotranspiración si las condiciones climáticas lo permiten. Este proceso ayuda a crear un microclima más fresco alrededor de la copa del árbol (o plantas) lo cual evita la desecación de la hoja, y posibles daños al árbol. Es observable que los árboles adaptados a climas más cálidos tienen hojas más brillantes que transpiran menos, haciendo frente a menos episodios de lluvia y temperaturas más altas. Así, cuanto mayor es la temperatura del ambiente, mayor es la cantidad de agua que el árbol requiere para regular las condiciones de las hojas.

Árboles plantados en suelo blando vs árboles plantados en suelo duro. Cobham Services

Este año hemos visto en general pocas lluvias, y algunas áreas han experimentado sequías importantes, lo cual tendrá un impacto en las copas de los árboles. En zonas donde los árboles fueron plantados en un suelo sano, con una buena profundidad de suelo, la humedad retenida mantendrá los árboles verdes. Sin embargo, cuando la profundidad del suelo o la calidad de este es deficiente, veremos árboles amarillear, y sus hojas caer.

Así es como los árboles reaccionan ante la falta de humedad: con el fin de protegerse y no secarse, la primera medida de emergencia es cerrar las estomas de las hojas, diminutas aberturas en la superficie de estas que permiten la evapotranspiración. Algunas especies de árboles como la Tilia Tomentosa giran sus hojas para mostrar su lado más brillante y reflectante al sol, minimizando así la pérdida de agua. En segundo lugar, el árbol detendrá el flujo de savia hasta las hojas más lejanas desde las raíces, reduciendo los recorridos del agua, y finalmente dejará caer sus hojas para ahorrar agua, cayendo en un estado de de forma prematura. Lamentablemente, en muchos casos esto puede resultar fatal, formándose embolias o cavitaciones que bloquean el xilema del árbol, lo cual obstruye el flujo hacia la copa de forma permanente, produciendo la muerte parcial o total del árbol. Esto parece ocurrir con mayor frecuencia en árboles plantados en medios que retienen poca agua en los primeros años de crecimiento.

Así como la elección de la especie puede influir significativamente en cómo los árboles se enfrentarán a veranos cada vez más secos y cálidos, diseñar una plantación correcta resulta más importante aún si cabe. GreenBlue Urban lleva 30 años ayudando a los árboles a prosperar en entornos exigentes y en todo tipo de climatologías alrededor del mundo, lo que nos sitúa en la mejor posición para ayudarte en este desafío. La prescripción del suelo correcto es probablemente el aspecto más crítico a la hora de incluir árboles en un proyecto, así como mantener ese suelo de forma sana, con un balance correcto de nutrientes, limos, arcillas, elementos orgánicos, agua y aire, que permitan una actividad fúngica y micro-biológica que asista a la plantación y al árbol a crecer con éxito.

El dosel arbóreo de nuestros árboles urbanos se encuentra bajo una presión cada vez más creciente. La impermeabilidad del suelo es cada vez mayor y eso afecta directamente a las raíces de los árboles. En los llamados “suelos estructurales”, que retienen poca agua, este problema se acentúa, lo cual influye en la caída de las hojas de forma prematura. En muchas áreas urbanas podemos observar que, así como los árboles plantados en celdas de suelo de GreenBlue Urban los árboles se mantienen sanos y verdes, árboles plantados en otros medios están sufriendo, y tienen que ser apoyados con sistemas de riego complementarios, como bolsas de riego y otros. Estas acciones de mantenimiento resultan cada vez más difíciles de mantener debido a las altas cantidades de agua a utilizar. Así, vemos que los árboles deben ser plantados de forma que les permitamos ser independientes lo antes posible, y no mantenerlos vivos de forma “artificial”.

Árboles plantados en suelo blando comparados con árboles plantados en suelo duro con celdas estructurales.

Las sequías se han vuelto más comunes en las últimas décadas, lo cual fue el principal empuje al nacimiento de GreenBlue allá por 1992. Ahora y tras 30 años, continuamos invirtiendo de forma constante en desarrollar soluciones que nos ayuden a prepararnos ante el cambio climático.

Debemos ser sensibles a la plantación de cada árbol.

Una mejor elección de especies y una mejor prescripción de la plantación será vital si queremos mantener sanas, o incluso incrementar, las copas de nuestros árboles urbanos. y permitir que las futuras generaciones hereden un paisaje urbano resiliente y sostenible en armonía con la naturaleza.

Cobertura arbórea en Wembley Park Blvd (primeros proyectos utilizando RootCell)